A Johana Romero le queda todavía más de un año para terminar el colegio y, al igual que miles de estudiantes del país, tiene un problema esencial: «¿Cómo vas a atender en clase si estás preocupado porque no se te caiga una teja en la cabeza?».