oligarquía

Petta elige a pastor para dar charlas de salud mental a docentes

Los seminarios financiados por la Unión Europea tuvieron de disertante a Antonio Montiel, que no es psicólogo registrado en el Ministerio de Salud.

Reportaje Maxi Manzoni · Edición jazmín acuña · Ilustración Lorena Barrios ·

Cuando la pandemia obligó al Ministerio de Educación y Ciencias a suspender las clases presenciales en abril para contener el coronavirus, la brecha entre la pretensión de llevar las clases virtuales y la realidad del país fue cubierta con la salud mental de los docentes. «Fueron uno de los primeros agentes afectados en su labor diaria», dijo la psicóloga María Laura Romero, parte del grupo coordinado desde Conacyt para analizar el problema de la salud mental en pandemia. «Esta situación generó un estrés muy grande en toda la comunidad educativa, quienes aún hoy están tratando de adaptarse a esta nueva realidad», explicó en un seminario.

Cientos de grupos de WhatsApp con estudiantes para enviar y recibir tareas. Orientaciones contradictorias desde el ministerio y una plataforma virtual de Microsoft Teams con numerosos bemoles: según Unicef, solo el 22% de hogares encuestados podían conectarse a la plataforma, denuncias de burocracia en la creación de cuentas y muchas horas extras de trabajo para adecuar las clases y elaborar informes al respecto.

Todo esto sumado al estrés y ansiedad de la crisis sanitaria y económica, hizo imposible que profesores y profesoras pudiesen cumplir con las recomendaciones de salud mental para afrontar la pandemia. Los sindicatos reclamaron la ausencia de medidas del MEC, en especial por el documentado impacto que el burnout de docentes tiene en la calidad de la educación que desarrollan.

La respuesta del Ministerio de Educación fue una serie de seminarios virtuales sobre «Salud Emocional del Docente» realizados durante el receso de invierno con financiamiento de la Unión Europea (UE) a través de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), que tiene un convenio con el MEC desde 2018. Uno de los exponentes fue Antonio Montiel. Representantes de la UE dijeron a Última Hora que la elección de disertantes estuvo a cargo del Ministerio.

Aunque varios medios lo presentan como psicólogo, Antonio Montiel no está registrado como tal en el Ministerio de Salud. Montiel afirma ser «doctor», consejero familiar y máster en administración de empresas de la Universidad de Texas. También es pastor evangélico.

En contra de «empoderar» a las mujeres

Cómo pastor evangélico, Montiel fue coordinador nacional de la Iglesia Reino de Dios –donde estuvo acusado de desviar 2.000 millones de guaraníes de donaciones– y también dio varios sermones en el centro de convenciones del Centro Familiar de Adoración en Ciudad del Este. Uno de sus tópicos recurrentes es, como varios pastores, la familia y el lugar de las mujeres en la sociedad. En una homilía en 2015 se quejaba de que «hoy lo que hace el sistema es empoderarle a las mujeres, empowerment en inglés, para que las mujeres compitan con el varón. Y la Biblia no habla de competir. La Biblia habla del complemento». Cita como argumento el Génesis: «No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea, no una competencia idónea. O una ideona, que se pase ideando». 

Según Montiel, ese era un problema con las directoras de colegios, que tienen «un problema de ubicación», porque «se pasan todo el día en la escuela, en el colegio, luego se va a su casa y se olvida que ya no es directora».

Cinco años después, el MEC lo designó para orientar la salud mental de docentes.

Los seminarios de Antonio Montiel sobre salud mental para docentes tienen un fuerte componente de anécdotas personales. También hace algunas afirmaciones difíciles de corroborar, como que «gracias a un cambio de actitud y carácter» Uganda «no desapareció» por la pandemia del VIH/Sida.

Durante los cuatro seminarios, Montiel alternó entre presentar conceptos sobre el estrés con dichos como que «si los docentes no se cuidan, nadie los va a cuidar» con invitaciones a que los profesores le den «me gusta» a la página de Instagram de sus hijos, el anuncio de un sorteo por una agencia de turismo para que se ganen un pasaje a Cancún y anécdotas de sus viajes a Israel y Taiwán como agente de márketing de una empresa.

Quiénes están detrás de la avanzada evangélica en el Estado 

No es la primera vez que Montiel es parte de capacitaciones a funcionarios públicos. En 2019 realizó una conferencia a docentes de Cordillera sobre abuso sexual y suicidio organizada por el MEC y FundaJoven, una ONG evangélica. El ministro Petta permite que los pastores evangélicos de esta organización entren a colegios a dar charlas de salud mental sin criterios científicos para luego derivar a estudiantes adolescentes a iglesias. En esa misma capacitación también participó Alejandro Pérez, capellán de la ONG captado en un audio publicado por El Surtidor haciendo apología al maltrato infantil como forma de lidiar con la depresión. 

A pesar del rechazo público a este tratamiento a temas de salud mental, Petta reiteró su apoyo a la ONG, que está ligada al lobby evangélico latinoamericano contra los derechos de las mujeres y la población LGBTI. También recibe financiación de empresas como Chacomer –que recibió críticas por exigir datos sobre creencias religiosas en un formulario de trabajo–, Record Electric e Inverfin, cuyo fundador es Ernst Bergen, es hombre de confianza del presidente Mario Abdo y actual director paraguayo en Itaipú. 

El viceministro de Cultura del MEC, Fernando Griffith, aparece junto a los expositores para sortear remeras al final del seminario sobre salud mental para docentes. A Antonio Montiel le llaman «doctor» y «consejero familiar», pero no está en los registros del Ministerio de Salud como psicólogo.

Montiel también dio charlas a funcionarios del MEC en 2015 como parte de la Fundación Buen Gobierno, que según su página web se dedica a dar «talleres con temas de interés general basados en principios y valores bíblicos, con el propósito de contribuir al desarrollo personal y profesional del servidor público». Según datos de la Fundación, han dado talleres en más de 125 instituciones públicas. Una de las personas que apoya a la Fundación Buen Gobierno es el viceministro de Cultura, Fernando Griffith.

Al final de uno de los seminarios, el mismo Eduardo Petta dijo que «aunque (Montiel) diga que no me conozca, él hace mucho tiempo, cuando yo ya estaba en el Senado y ya íbamos lidiando con los ataques, nunca me dio más que éste mensaje», mostrando la imagen de un soldado con la leyenda «fuiste diseñado para la guerra». «Diseñado viene de la palabra destino», cerró un emocionado Petta, «fui destinado para la guerra».

Intentamos comunicarnos con el pastor Antonio Montiel. A cierre de edición, no ha devuelto los mensajes.