Las leyes del Crack
sao paulo, brasil
#consumoilustrado 4

Tiago tiene 38 años, vive en Sao Paulo y está a punto de terminar sus estudios de derecho. También canta la palabra de jesucristo en versos de rap a personas adictas al crack, como lo fue él hasta hace ocho años. 

Tiago fue uno de los cientos de habitantes de Cracolandia, un barrio donde consumía en pleno centro de Sao Paulo.

Perdió  a su madre a los 12 años y a su hermano a los 15, ambos tenían VIH. Creció sin padre, trabajando en una fundición de Zinc con su tío.

Vivía bien, iba en carro, bien vestido y perfumado. Pero era muy tímido. 

A los 22 probó el crack para hacer amigos en el barrio. Sentía euforia y una necesidad irreprimible de correr.

Un día pintando tuvo un accidente, cayó y se rompió varios huesos. Casi murió.

«El crack iba siempre conmigo y hay un momento en que pide exclusividad».

Herido por dentro y por fuera, entre 2008 y 2012, Tiago vivió en la calle. Andaba en muletas. Mendigaba para comprar dosis de crack de diez centavos de dólar. Sus tíos fueron a buscarlo pero él rechazó su ayuda. «Todavía siento el dolor de lastimarlos así».

En 2012, Tiago pidió ayuda en Cristolandia, una ong evangélica que asiste a consumidores de crack a dejar la droga. Tuvo apoyo psicológico y laboral, se hizo misionero y comenzó a cantar rap. Sabe que su tratamiento es de por vida.

Tiago veía cómo sus compañeros de Cracolandia no reciben asesoramiento legal. Y decidió estudiar derecho. 

Se inspiró en Martin Luther King. Quiere ser un abogado que ayuda a los consumidores sin hogar. 

Mientras termina sus estudios ha vuelto a sus dos pasiones: el rap y el graffiti. En 2016 publicó su primer disco Divinamente Rap, canta en iglesias y sigue pintando, eso sí, pidiendo autorización a los dueños de los muros.

lo que tenés que saber
del cannabis en paraguay

Paraguay es el mayor productor de marihuana de América del Sur: abastece a Brasil, Argentina, Chile y Uruguay de cannabis más conocido como «prensado» por la forma de placa en que llega al consumidor. 

Aunque los márgenes son mínimos para el cultivador, el cannabis es el único producto de renta que funciona en muchas partes de Paraguay. Debido a la falta de caminos y de acceso al mercado, miles de familias dejan sus cultivos tradicionales como tomate o mandioca y producen marihuana.

💚 💚

Reporteo: Santi Carneri
Edición: Sebastián Hacher
Ilustración: Robert Báez
Edición visual: Juan Heilborn
Ilustración: Robert Báez
Otro: Robert Báez

ficha técnica

consumo
Ilustrado