Cuarentena en la capital del cannabis

Asunción, Paraguay
#ConsumoIlustrado

Pablo es funcionario público en Asunción, Paraguay, pero también distribuye marihuana para ganarse un extra. Paraguay es el mayor productor de marihuana ilegal de
América del Sur.

Pablo tenía 100 USD de
faso en el coche.
"- Voy por víveres para mi esposa."
"- Puede continuar."
Durante la cuarentena por Covid-19, un militar detuvo a Pablo en una avenida principal de la ciudad.
La mayoría de sus clientes son profesionales: médicos, abogadas, periodistas, músicos, peluqueras, odontólogos. Según él, "gente común y silvestre".
"Yo había ido al baño. No me puedo enojar, tengo que manejar la situación... Le dije que estaba cocinando".
María llamó a Pablo 15 veces en cinco minutos. Quería su faso y lo quería ya. Cuando Pablo atendió, lo mandó al cuerno.
Miguel es actor. Quería fumar para ensayar. Camino al departamento de Pablo, dos policías le gritaron:
"¡¿Qué hace usted acá!?"
Dio la vuelta y corrió sin mirar atrás.
"Se sentía como en la dictadura".
Yamandú controla el software que usa para dar clases con la cabeza. Es lo único que puede mover desde su accidente.
Las pastillas ya no alivian sus dolores: solo el aceite de cannabis lo consigue. Con la pandemia no tenía y Pablo le envió 1,5 kg de cuí (picado en guaraní) para hacer aceite. "Para él es medicina", dice.
"Había todo menos faso", dice Pablo. Había mucho MDMA, LSD y merca. La gente que compraba porro por 20 dólares, ahora paga el triple.
"Todo el mundo está en crisis, está difícil. Pero para el faso siempre hay".
Aldo discutía con su esposa a cada rato. No se aguantaba ni a sí mismo. Normalmente fuma para trabajar, para descansar, para reír, para dormir. Y no había nada. Ningún amigo, ningún
dealer quería arriesgarse.
Así que empezó a beber. Tomaba como
desde su última depresión.
El delivery de porro llegó vestido
como periodista con chaleco, kepi y acreditación de prensa. Y le salvó
de sí mismo.
Hasta que se le ocurrió un plan. Aldo llamó a uno de sus vendedores habituales y le prestó su viejo uniforme del diario.
Lo que tenés que saber
del cannabis en Paraguay
🍁

Paraguay es el segundo productor de marihuana de América después de México y  el mayor de América del Sur: abastece a Brasil, Argentina, Chile y Uruguay de un cannabis más conocido como "prensado" o "paraguayo"  por su origen y forma de placa en que llega al consumidor.
👨🏽‍🌾

En Paraguay cerca del 2,5 por ciento de la población concentra el 85 por ciento de la superficie agrícola. La falta de oportunidades en el campo empuja a unas 20.000 personas a cultivar unas pocas hectáreas de marihuana para vender al narco brasileño, aunque los márgenes son mínimos y los riesgos infinitos.
👹

El negocio ilegal de marihuana llegó en los años 60 desde Brasil y para Brasil, que consume el 80 por ciento del cannabis de Paraguay. Se convirtió en una de las pocas salidas económicas para miles de familias. Algunos agricultores paraguayos la llaman "la yerba maldita" porque preferirían cultivar cualquier otra cosa.
🪴

Tanto en Brasil como en Paraguay está prohibido el autocultivo de marihuana y su uso recreacional pero son el mayor consumidor y el mayor productor de América del Sur. Ambos países han hecho tímidos avances en la regulación del cannabis, mientras en Uruguay es totalmente legal, y Argentina y Chile han permitido ya el autocultivo.
Lo que tenés que saber
del cannabis en Paraguay
Testimonios de pequeños vendedores de cannabis de Paraguay. Secretaría Nacional Antidroga de Paraguay (Senad) e investigación "Paraguay: la tierra escondida. Examen del mayor productor de cannabis de América del Sur", por Guillermo Garat.
Fuentes:
Ficha Técnica
#ConsumoIlustrado es una colaboración de VIST Projects, Dromómanos y El Surti para el proyecto Drogas, Políticas, Violencias.
Texto: Santi Carneri
Ilustración: Robert Báez