Coronavirus

Es falso que el 5G tenga algo que ver con el coronavirus

En 30 años –y 25.000 estudios científicos al respecto– no se ha encontrado evidencia de que campos magnéticos de baja intensidad, como las redes móviles, causen efectos nocivos en la salud. Mucho menos que creen un virus.

Verificado · Actualizado

Falso

«La electrificación de la tierra provoca las pandemias de gripe»

  • Quién

    Thomas Cowan

  • Cuándo

    12 de marzo 2020

  • Dónde

    Video en Youtube, divulgado por WhatsApp y Facebook

  • Enlace

    Enlace

En Paraguay se volvieron virales publicaciones que relacionan a la tecnología 5G con la pandemia. Muchas de esas publicaciones citan a un supuesto doctor llamado Thomas Cowan, que en éste video explica en una conferencia dice que el COVID-19 está causado por el 5G y que cada epidemia de la historia fue creada por un «salto cuántico» en la electrificación de la Tierra.

Absolutamente nada de eso es cierto.

Primero: Qué es una red 5G y cómo sabemos que no crean virus

El 5G es una red móvil nueva –de poca cobertura por ahora– que en teoría permitirá el uso de Internet para manejar dispositivos más allá de los smartphones, desde robots industriales hasta electrodomésticos. Es la quinta generación de redes móviles. El 1G nos dio los celulares «ladrillo» que solo podían hacer llamadas, el 2G nos dio los mensajes de texto, el 3G el Internet móvil y el 4G la posibilidad de ver plataformas de streaming como Netflix.

En su disertación, Cowan, un homeópata, cita al filósofo austriaco del siglo XIX Rudolf Steiner, creador de la idea de que los virus son «excreciones de células contaminadas», lo cual no tiene ningún sustento científico. Lo explica Christian Constán, biólogo e investigador de la Universidad de Granada – España, a Maldita.es, medio verificador aliado de El Surtidor en las redes Latam Chequea y CoronavirusFacts. De algún modo, esa idea de Steiner alimenta la teoría conspirativa de que las ondas 5G contaminan las células que crean el virus en el cuerpo, o, en otra versión de la misma teoría, directamente transmiten el coronavirus. En ambos casos, es falso.

La Organización Mundial de la Salud dice que tras 25.000 estudios científicos en 30 años, no se encontraron evidencias de que los campos magnéticos de baja intensidad, como las redes móviles, señales de radiodifusoras o el wi-fi, causen efectos nocivos en la salud. Mucho menos que creen un virus.

Segundo: Las pandemias no tienen nada que ver con un supuesto «salto cuántico» de la electrificación de la Tierra

Cowan insinúa que esa supuesta intoxicación de células viene de un aumento de la electrificación de la Tierra. Dice que cada pandemia ocurre por un «salto cuántico».

Pero la humanidad ha registrado pandemias, es decir, epidemias que afectan a varias partes del mundo, desde hace siglos. La supuesta relación entre la pandemia de gripe española de 1918 con las ondas de radio, que pone por ejemplo Cowan, tiene antes que nada un error histórico. Como verifica el medio canadiense CBC, la primera radiodifusora comercial recién empezó a transmitir en 1920.

Tercero: de dónde viene la desinformación

CBC también reportó de dónde proviene el video de Cowan. Es una conferencia realizada en marzo por un grupo llamado “Humans for Humanity Coalition”. Entre quienes asistieron al evento están diversos grupos y personalidades anti-vacunas, entre ellos Andrew Wakefield, creador del estudio sin rigor cientìfico que vinculaba vacunas con autismo en niños. Wakefield tuvo que retractarse de ese estudio en 2010.


El Surtidor es parte de la #coronavirusfacts alliance, una iniciativa liderada por la International Fact-Checking Network (IFCN) que coordina los esfuerzos de más de 100 fact-checkers en 41 países de todo el mundo para publicar, compartir y traducir información verificada sobre el covid-19. Puedes leer más respecto a la alianza en este link.

Fuentes

🏢
Maldita.es

🏢
Organización Mundial de la Salud

🏢
CBC

Metodología y Política de corrección

Enviá tus correcciones a elsurti@memetic.media

#LaPrecisa es la sección de fact-check de El Surtidor. Aquí verificamos información y discurso que tiene el poder de construir la opinión pública y definir políticas del país. Con el uso de datos abiertos y otras fuentes, buscamos que la gente tenga la precisa para evaluar y cuestionar los temas que forman parte del debate diario.

 

 

Basado en la experiencia de Chequeado y los principios de la International Fact-Checking Network (IFCN), el proceso de verificación implica:

  • Seleccionar una frase del ámbito público
  • Ponderar su relevanciaConsultar a la fuente original
  • Consultar a la fuente oficial
  • Consultar a fuentes alternativas
  • Ubicar en contexto
  • Confirmar, relativizar o desmentir la afirmación
  • Calificar

Verificamos información que contenga:

  • Datos históricos
  • Datos estadísticos
  • Comparaciones
  • Afirmaciones legales o constitucionales

NO verificamos:

  • Opiniones
  • Previsiones del futuro

Monitoreamos y verificamos el discurso de personas que influyen y definen políticas, como quienes integran:

  • El Poder Ejecutivo
  • El Poder Legislativo
  • La Corte Suprema de Justicia
  • El Tribunal Superior de Justicia Electoral
  • Empresas estatales (Ande, Essap, etc.)
  • Partidos políticos
  • Gremios de producción
  • Conferencia Episcopal Paraguaya

 

  • Cierto: La afirmación pudo ser confirmada por diversas fuentes.
  • Impreciso: Se catalogan como imprecisas las expresiones que carecen de rigurosidad pero que no se alejan en gran medida del dato preciso.
  • Discutible: La afirmación es parcialmente cierta pero carece de contexto y/o es cuestionada por una o más fuentes.
  • Humo: No se puede confirmar la afirmación porque carece de fuentes verificables. Tampoco hay datos para rebatirla.
  • Falso: La afirmación es exagerada o directamente falsa.

 

La Precisa de El Surtidor busca el máximo de rigor en la información que publica pero, como se sabe, nadie es perfecto. Por eso, nos comprometemos a rectificar la información inexacta que hubiéramos difundido.

En caso de que una persona ponga en aviso a El Surtidor sobre un posible error en una verificación, el equipo se tomará un máximo de 48 horas para una revisión del contenido. Y en caso de ser necesario, publicará una corrección y actualización de la nota.

Si comprobamos que cometimos un error, éste será enmendado y se consignará la modificación con una explicación, fecha de modificación y razones. Si es necesario modificar la calificación de una verificación, ese cambio también estará documentado en la nota.

Cuando una vez publicado un chequeo, nos llega información relevante que complementa, amplía y actualiza datos, la incluimos con el título de «Actualización» y una explicación sobre la pertinencia del agregado, además de la fecha.

 

🔍

El Surtidor es parte de la #CoronavirusFacts Alliance, una iniciativa liderada por la International Fact-Checking Network (IFCN) que coordina los esfuerzos de más de 100 fact-checkers en 41 países de todo el mundo para publicar, compartir y traducir información verificada sobre el COVID-19.

Puedes leer más respecto a la Alianza y consultar la base de datos en este link, y sobre La Precisa, nuestra sección de fact-checking, aquí.