Coronavirus

El Washington Post NO asegura que el coronavirus salió de un laboratorio

Es falso que el Washington Post haya concluido que el virus se creó en un laboratorio o que el paciente cero provenga de un laboratorio de Wuhan. Aunque se contempla la hipótesis de que pudo ser un virus natural escapado de un laboratorio, es una posibilidad remota y sin mayores evidencias, el propio medio concluye.

Verificado · Actualizado

Falso

«Washington Post confirma origen del paciente cero del coronavirus: era empleado del famoso laboratorio de virología de la ciudad china de Wuhan»

  • Dónde

    Cadena de WhatsApp

En las últimas semanas corrió en WhatsApp una cadena que afirmaba que «Washington Post confirma origen del paciente cero del coronavirus: era empleado del famoso laboratorio de virología de la ciudad china de Wuhan», acompañado de una nota de opinión del medio norteamericano.

La nota de Washington Post es real, pero en ninguna parte dice lo que el texto compartido en WhatsApp le adjudica.

Primero: Lo que SÍ dice el artículo del Washington Post

El 14 de abril, el periodista de opinión Josh Rogin publicó en el medio norteamericano una columna donde afirmaba que en 2018 fuentes de inteligencia del Departamento de Estado de Estados Unidos reportaron problemas con la seguridad del Instituto de Virología de Wuhan, el primer laboratorio chino en obtener la máxima certificación de bioseguridad y donde un equipo liderado por la científica Shi Zhengli trabajaba en investigar varios tipos de coronavirus provenientes de murciélagos. La investigación estaba designada para prevenir otra pandemia como el SARS, otro coronavirus que afectó a miles de personas en 2003.

Puntualmente, el informe de inteligencia cita «una seria escasez de técnicos debidamente entrenados e investigadores necesarios para operar con seguridad el laboratorio».

Tal información provenía de la visita de científicos diplomáticos a tal laboratorio en enero de 2018. Los investigadores chinos del Instituto de Wuhan estaban recibiendo asistencia de varias organizaciones y universidades de Estados Unidos y requirieron ayuda adicional. El informe de inteligencia recomendaba mayor apoyo norteamericano a China debido a que la investigación sobre coronavirus en murciélagos era importante, pero también peligrosa.

Segundo: el virus NO fue una creación de laboratorio

Lo apunta abrumadora evidencia científica de investigaciones en múltiples países, como por ejemplo, éste artículo publicado en la Revista Nature, que documenta el análisis del genoma del virus para saber su historial y «árbol genealógico». Y este comunicado en la revista The Lancet –firmado por los presidentes US National Academy of Science, US National Academy of Engineering, and US National Academy Medicine, además de otros cientos de científicos y científicas– apuntan a que el SARS-COV-2, el coronavirus que causa la covid-19 no es una creación de laboratorio, sino que se trata de un virus con origen en la vida silvestre. La idea que se maneja es que el virus mutó entre sus huéspedes originales, los murciélagos, hasta lograr contagiar a humanos a través de un animal intermedio.

Tercero: de dónde viene la desinformación

Que el virus se haya creado en un laboratorio es falso. Que se haya identificado a un empleado del Instituto de Wuhan como «paciente cero» también es falso.

Que un virus de origen natural se haya escapado de un laboratorio, no sabemos.

Esa es la hipótesis que desarrolla el periodista Josh Rogin en su artículo en el Washington Post. Pero es eso. Una hipótesis. Y según el propio equipo de fact-checking del Washington Post, aliado junto a El Surtidor y otros 80 medios en la Coronavirus Facts Alliance, es una hipótesis dudosa. Todavía es considerada, aunque sea una posibilidad remota, en parte debido a que la tesis presentada por el gobierno chino –que el origen fue en un mercado de Wuhan– también es cuestionable. El primer caso documentado no tiene vínculos con el citado mercado.

Saber el origen de la covid-19 no se trata de quién tiene la culpa –como tanto los gobiernos de China y Estados Unidos han intentado sostener en su guerra informativa– sino una información relevante para evitar en el futuro nuevas pandemias similares.

Fuentes

👤
The Washington Post
🗓
30/04/2020

👤
The Washington Post
🗓
14/04/2020

👤
The Washington Post
🗓
02/04/2020

👤
The Lancet
🗓
19/02/2020

👤
Nature Medicine
🗓
17/03/2020

👤
The Lancet
🗓
22/02/2020

Metodología y Política de corrección

Enviá tus correcciones a elsurti@memetic.media

#LaPrecisa es la sección de fact-check de El Surtidor. Aquí verificamos información y discurso que tiene el poder de construir la opinión pública y definir políticas del país. Con el uso de datos abiertos y otras fuentes, buscamos que la gente tenga la precisa para evaluar y cuestionar los temas que forman parte del debate diario.

 

 

Basado en la experiencia de Chequeado y los principios de la International Fact-Checking Network (IFCN), el proceso de verificación implica:

  • Seleccionar una frase del ámbito público
  • Ponderar su relevanciaConsultar a la fuente original
  • Consultar a la fuente oficial
  • Consultar a fuentes alternativas
  • Ubicar en contexto
  • Confirmar, relativizar o desmentir la afirmación
  • Calificar

Verificamos información que contenga:

  • Datos históricos
  • Datos estadísticos
  • Comparaciones
  • Afirmaciones legales o constitucionales

NO verificamos:

  • Opiniones
  • Previsiones del futuro

Monitoreamos y verificamos el discurso de personas que influyen y definen políticas, como quienes integran:

  • El Poder Ejecutivo
  • El Poder Legislativo
  • La Corte Suprema de Justicia
  • El Tribunal Superior de Justicia Electoral
  • Empresas estatales (Ande, Essap, etc.)
  • Partidos políticos
  • Gremios de producción
  • Conferencia Episcopal Paraguaya

 

  • Cierto: La afirmación pudo ser confirmada por diversas fuentes.
  • Impreciso: Se catalogan como imprecisas las expresiones que carecen de rigurosidad pero que no se alejan en gran medida del dato preciso.
  • Discutible: La afirmación es parcialmente cierta pero carece de contexto y/o es cuestionada por una o más fuentes.
  • Humo: No se puede confirmar la afirmación porque carece de fuentes verificables. Tampoco hay datos para rebatirla.
  • Falso: La afirmación es exagerada o directamente falsa.

 

La Precisa de El Surtidor busca el máximo de rigor en la información que publica pero, como se sabe, nadie es perfecto. Por eso, nos comprometemos a rectificar la información inexacta que hubiéramos difundido.

En caso de que una persona ponga en aviso a El Surtidor sobre un posible error en una verificación, el equipo se tomará un máximo de 48 horas para una revisión del contenido. Y en caso de ser necesario, publicará una corrección y actualización de la nota.

Si comprobamos que cometimos un error, éste será enmendado y se consignará la modificación con una explicación, fecha de modificación y razones. Si es necesario modificar la calificación de una verificación, ese cambio también estará documentado en la nota.

Cuando una vez publicado un chequeo, nos llega información relevante que complementa, amplía y actualiza datos, la incluimos con el título de «Actualización» y una explicación sobre la pertinencia del agregado, además de la fecha.

 

🔍

El Surtidor es parte de la #CoronavirusFacts Alliance, una iniciativa liderada por la International Fact-Checking Network (IFCN) que coordina los esfuerzos de más de 100 fact-checkers en 41 países de todo el mundo para publicar, compartir y traducir información verificada sobre el COVID-19.

Puedes leer más respecto a la Alianza y consultar la base de datos en este link, y sobre La Precisa, nuestra sección de fact-checking, aquí.