#LaPrecisa

Lo que la OMS realmente dijo sobre los edulcorantes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que los edulcorantes bajos en calorías no se utilicen como medio para controlar el peso ni para reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles.

Verificado · Actualizado

Si tenés tres minutos, esto es lo que tenés que saber:

  • La recomendación de la OMS se basa en los resultados de una revisión sistemática de la evidencia científica disponible que sugiere que el consumo de edulcorantes no azucarados no confiere ningún beneficio a largo plazo en la reducción de la grasa corporal en adultos o niños.

  • Además, pueden tener efectos indeseados si se usan por mucho tiempo, como el aumento del riesgo de diabetes de tipo 2, enfermedades cardiovasculares y mortalidad en adultos.

  • La OMS incluye a todos los edulcorantes no nutritivos sintéticos y naturales o modificados que no están clasificados como azúcares. Los más comunes son el acesulfamo-K, el aspartamo, el advantamo, los ciclamatos, el neotamo, la sacarina, la sucralosa, la estevia y sus derivados.

  • Esta recomendación se aplica a todas las personas, excepto a las que padecen diabetes. Y es “condicional”, lo que significa que se necesitan más estudios a largo plazo con mayor calidad metodológica. 

Si tenés más tiempo, seguí con la lectura:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una nueva directriz el 15 de mayo con recomendaciones sobre los “edulcorantes no calóricos” (ENC), también llamados “no nutritivos” o “no azucarados”, como la sacarina, la sucralosa, el aspartamo o la estevia. En su último informe, desaconseja su uso para controlar el peso corporal o para reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles (ENT), como la diabetes. 

Esta guía de la organización rectora de la salud pública a nivel global se basa en una revisión sistemática de la evidencia disponible hasta el momento y concluyó que los edulcorantes pueden tener efectos indeseados si se usan por mucho tiempo, como el aumento del riesgo de diabetes de tipo 2, enfermedades cardiovasculares y mortalidad en adultos. Por eso, desaconsejó su uso y señaló que, en general, las personas deberían reducir el sabor dulce en su dieta desde edades tempranas para gozar de una mejor salud.

La recomendación se aplica a todas las personas, excepto a las que padecen diabetes preexistente, e incluye todos los edulcorantes no nutritivos sintéticos y naturales o modificados que no están clasificados como azúcares y se encuentran en alimentos y bebidas manufacturados, o que se venden solos para que los consumidores los añadan a alimentos y bebidas.

¿Qué más dijo la OMS?

La guía de la OMS pretende ofrecer información útil para que las distintas administraciones sanitarias regulen el uso de edulcorantes sin azúcar en sus poblaciones a través de acciones políticas e intervenciones de salud pública. 

El alejamiento o abandono de los azúcares libres (o añadidos) provocó una corriente de consumo ligada a los edulcorantes. Es por eso que la recomendación de Francesco Branca, director de Nutrición e Inocuidad de los Alimentos de la OMS, es que las personas comiencen a considerar otras formas de reducir la ingesta de azúcares libres como alimentos con azúcares naturales, como las frutas o alimentos y bebidas no azucarados. 

El uso de azúcar de mesa comienza a muy temprana edad y al tratarse de un sabor inducido, la necesidad va en aumento. Branca deja en claro que los edulcorantes sin azúcar carecen de valor nutricional y no son factores dietéticos esenciales. “Las personas deberían reducir totalmente el dulzor de la dieta, desde una edad temprana, para mejorar su salud”, explica en un comunicado de la OPS

Pero la conversación sobre reducir el consumo de azúcares libres no es nueva. En 2018, la American Heart Association recomendó limitar la ingesta de azúcares añadidos. Según esta organización estadounidense dedicada a combatir las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares, el exceso de azúcar puede provocar un aumento de peso y eso puede dar lugar a una serie de problemas de salud. Además de la obesidad, pueden aumentar los niveles de triglicéridos, un factor de riesgo de padecer cardiopatías.

Los alimentos y las bebidas con un alto contenido en azúcares añadidos no solo tienen un contenido alto en calorías y bajo en valor nutricional, sino que también sustituyen alimentos más nutritivos. Por ejemplo, optar por una gaseosa normal en lugar de leche descremada o baja en grasas. Ahora, la “novedad” que aporta la OMS es que el uso de ENC no confiere ningún beneficio a largo plazo en la reducción de la grasa corporal en adultos o niños. 

Por eso, la OMS anima a los consumidores a deshabituarse de la presencia del sabor dulce, sin importar de donde venga, y a aprender a consumir alimentos con menos cantidad de azúcares libres o edulcorantes. Es decir, aprender a alimentarnos con menos ultraprocesados.

Entre los edulcorantes no nutritivos más comunes se encuentran el acesulfamo-K, el aspartamo, el advantamo, los ciclamatos, el neotamo, la sacarina, la sucralosa, la estevia y sus derivados.

¿Qué significa que la recomendación es “condicional”?

Ahora bien, la OMS cataloga a esta recomendación como “condicional”. Existen dos tipos de recomendaciones de la OMS que se dirimen de acuerdo a la cantidad de evidencia científica disponible: las fuertes y las condicionales o relativas. 

Si la OMS confía en que los efectos deseables del cumplimiento de una recomendación del organismo superan los efectos indeseables, hablamos de una recomendación fuerte. Mientras que si concluye que los efectos deseables del cumplimiento de una recomendación probablemente superen los efectos indeseables, pero no está segura, hablamos de una condicional

En este caso, existen ciertos estudios científicos que dicen que el uso de edulcorantes se puede relacionar con un mayor riesgo de aparición de enfermedades cardiovasculares o diabetes. Pero el número de estudios disponibles no son suficientes para hacer una recomendación fuerte.

¿Qué hacemos, entonces, con los edulcorantes?

En Paraguay, distintas instituciones y sociedades científicas del ámbito de la alimentación y la salud analizaron el alcance de las recomendaciones de la OMS y elaboraron un documento técnico del consenso nacional sobre el uso de edulcorantes no calóricos. Trazaron recomendaciones tanto para la población portadora como para la no portadora de diabetes mellitus. 

Estos son los puntos en común que resaltaron, en resumen:

  • Minimizar el umbral de sabor dulce del hábito alimentario incorporando otros sabores a la alimentación.
  • Reemplazar consumo de bebidas azucaradas, como gaseosas, jugos de frutas, bebidas energéticas e isotónicas por agua, infusiones, mate o tereré.
  • En caso de utilizar edulcorantes, recomiendan aquellos debidamente registrados, consumidos como parte de un plan alimentario, teniendo en cuenta siempre la recomendación diaria de ingesta, enfatizando que su consumo forma parte de un conjunto de estrategias destinadas a prevenir la ocurrencia de las enfermedades crónicas.

Fabiola Romero, presidenta de la Sociedad Paraguaya de Endocrinología y Metabolismo, formó parte de este consenso. En diálogo con La Precisa, sostuvo que reemplazar el azúcar por el edulcorante como una medida para perder peso es solo una más de las estrategias que deben adoptar las personas. A esto se le debe agregar la práctica regular de ejercicio físico, dejar de fumar y lograr un hábito nocturno. Pero el solo hecho de reemplazar el azúcar por el edulcorante no logra la reducción del peso. 

“El consumo libre de azúcares no es una opción ni para personas con diabetes, obviamente, ni para la población general. Reducir al máximo los azúcares libres sigue siendo una recomendación fuerte. Sobre los edulcorantes, es importante incorporar distintos sabores naturales dentro de la alimentación diaria. Por ejemplo, disfrutar más del sabor propio de la fruta, reemplazar las bebidas azucaradas por bebidas que no contengan nada de esto: agua, mate o tereré”, expresó la especialista.  

La industria de los edulcorantes y el nuevo orden mundial 

La International Sweeteners Association mostró su desacuerdo un año atrás cuando la OMS dio a conocer el borrador de esta guía. En su descargo refieren, entre otras cosas, que “no se tuvieron en cuenta ensayos clínicos controlados que confirman los efectos beneficiosos de los edulcorantes bajos en calorías/sin calorías usados en sustitución de azúcares para la glucemia posprandial y para la salud dental”.

En Paraguay tuvimos nuestros propios detractores del comunicado de la OMS. El presidente de la Cámara Paraguaya del Ka’a He’ê Juan Barboza, dijo a la prensa local que “la Organización Mundial de la Salud es una estupidez”. No tardó en aparecer el “nuevo orden mundial” como justificación: “Quieren matar nuestras vacas para que nos den carne sintética para que la gente pase hambre. ¡Por favor, que se dejen de joder. ¡Creen que somos estúpidos!”. Todas estas organizaciones tienen en común intereses económicos en la producción y consumo de edulcorantes. 

En Paraguay, el 10,6% de la población padece diabetes

De acuerdo a los resultados preliminares de la Segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de Enfermedades No Transmisibles 2022, elaborada por el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBs) en conjunto con el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y la asesoría técnica de la OPS-OMS, el 10,6% de la población adulta de entre 18 a 69 años padece diabetes mellitus. 12,6% de la población diabética son mujeres y 7,6% son hombres.

Entre otros resultados, identificaron una disminución de personas con hipertensión arterial (38,6%) en comparación con la última encuesta (45,8%). La población total con sobrepeso es del 36,9% y con obesidad 32,45%.

Fuentes

Use of non-sugar sweeteners: WHO guideline

👤
Organización Mundial de la Salud (OMS)
🗓
15/05/2023

Entrevista con Fabiola Romero, presidenta de la Sociedad Paraguaya de Endocrinología y Metabolismo (SPEM)

👤
🗓
30/05/2023

Indicadores de Diabetes Mellitus Paraguay 2022

👤
Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBS)
🗓
22/06/2022

Boletín, suplemento especial “Diabetes”

👤
Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBS)
🗓
23/06/2022

El verdadero mensaje de la OMS sobre los edulcorantes

👤
El País
🗓
16/05/2023

Metodología y Política de corrección

Enviá tus correcciones a elsurti@memetic.media

#LaPrecisa es la sección de fact-check de El Surtidor. Aquí verificamos información y discurso que tiene el poder de construir la opinión pública y definir políticas del país. Con el uso de datos abiertos y otras fuentes, buscamos que la gente tenga la precisa para evaluar y cuestionar los temas que forman parte del debate diario.

 

 

Basado en la experiencia de Chequeado y los principios de la International Fact-Checking Network (IFCN), el proceso de verificación implica:

  • Seleccionar una frase del ámbito público
  • Ponderar su relevanciaConsultar a la fuente original
  • Consultar a la fuente oficial
  • Consultar a fuentes alternativas
  • Ubicar en contexto
  • Confirmar, relativizar o desmentir la afirmación
  • Calificar

Verificamos información que contenga:

  • Datos históricos
  • Datos estadísticos
  • Comparaciones
  • Afirmaciones legales o constitucionales

NO verificamos:

  • Opiniones
  • Previsiones del futuro

Monitoreamos y verificamos el discurso de personas que influyen y definen políticas, como quienes integran:

  • El Poder Ejecutivo
  • El Poder Legislativo
  • La Corte Suprema de Justicia
  • El Tribunal Superior de Justicia Electoral
  • Empresas estatales (Ande, Essap, etc.)
  • Partidos políticos
  • Gremios de producción
  • Conferencia Episcopal Paraguaya

 

  • Cierto: La afirmación pudo ser confirmada por diversas fuentes.
  • Impreciso: Se catalogan como imprecisas las expresiones que carecen de rigurosidad pero que no se alejan en gran medida del dato preciso.
  • Discutible: La afirmación es parcialmente cierta pero carece de contexto y/o es cuestionada por una o más fuentes.
  • Humo: No se puede confirmar la afirmación porque carece de fuentes verificables. Tampoco hay datos para rebatirla.
  • Falso: La afirmación es exagerada o directamente falsa.

 

La Precisa de El Surtidor busca el máximo de rigor en la información que publica pero, como se sabe, nadie es perfecto. Por eso, nos comprometemos a rectificar la información inexacta que hubiéramos difundido.

En caso de que una persona ponga en aviso a El Surtidor sobre un posible error en una verificación, el equipo se tomará un máximo de 48 horas para una revisión del contenido. Y en caso de ser necesario, publicará una corrección y actualización de la nota.

Si comprobamos que cometimos un error, éste será enmendado y se consignará la modificación con una explicación, fecha de modificación y razones. Si es necesario modificar la calificación de una verificación, ese cambio también estará documentado en la nota.

Cuando una vez publicado un chequeo, nos llega información relevante que complementa, amplía y actualiza datos, la incluimos con el título de «Actualización» y una explicación sobre la pertinencia del agregado, además de la fecha.

 

xxxxx