Convertirse en mamá durante la pandemia

Salas de espera desiertas, partos en soledad y mascarillas para la lactancia: así son las formas de dar vida en cuarentena. Pero la pandemia no es excusa para dejar de respetar los partos.

Gonzalo nació por cesárea un 6 de abril. Ciudad del Este, la ciudad fronteriza con Brasil, estaba irreconocible: vacía, casi sin autos ni gente caminando. Era el día 26 de la cuarentena.

Milena Franco entró sola al quirófano del sanatorio. Estaba planificado que su novio esté con ella a la sala de cirugía pero, en el momento, la doctora cambió de opinión y decidió que mejor no.

«Me dio mucho miedo, estaba sin nadie que conociera. Me preocupaban los funcionarios del hospital, no sabía si habían estado en contacto con el virus».

Foto

Milena Franco
Ciudad del Este

Lizzie Franco hizo sus controles prenatales en el hospital materno infantil del barrio San Pablo. Cuando la gineco-obstetra le indicó que iría a parto vaginal, decidió cambiarse de hospital y tener una cesárea en un sanatorio privado de Fernando de la Mora. Además, le preocupaba el riesgo de contagio.

«No me dejaba tranquila saber que estaba en un sanatorio donde pueda haber una infección. Era un miedo constante, que no salió de mí hasta que llegué a mi casa el día siguiente de la cesárea.»

Foto

Lizzie Franco
Guarambaré

María Celeste Sosa tuvo a su bebé en IPS central. Llegó con 42 semanas al hospital y la doctora que la revisó le dijo que fuera a cesárea. Entró sola a la sala quirúrgica y su familia no pudo darle la bienvenida al mundo a su hijo, pero María siente que lo más difícil fue el postoperatorio. En una misma sala había doce camas con embarazadas, con familiares que entraban, salían y no tomaban los recaudos.

Imagen

«Las enfermeras echaban a algunas personas, pero la gente volvía a entrar. Teníamos miedo porque estábamos muy cerca una de la otra».

Foto

María Celeste Sosa
Ypacaraí

Deisy Baranda también se sintió sola. Esperaba que su mamá estuviera con ella en el hospital y que su marido la acompañara en el parto.

«El nacimiento fue muy diferente a lo que me imaginaba, porque entrás a la sala con tapabocas y no te deja ver muchas cosas. No podés moverte, no podés pedir que te lo saquen. Cuando me lo retiraron para que lo pudiera ver, oler, sentir y hacer el apego fue un poco rápido. Mi marido solo pudo ver a mi hijo a través del vidrio».

Foto

Deisy Baranda
Asunción

Para ella, ese fue el día en que nació como mamá.

En Paraguay surgen muchas dudas sobre la gestación y parto durante la pandemia: ¿Cómo se hacen las ecografías y los análisis de sangre las madres? ¿Y los controles a los bebés? ¿Se puede tener un parto respetado durante la pandemia?

Imagen

Vania Valdés es doula y asesora de porteo, y dice que en este periodo se están vulnerando los derechos humanos y las recomendaciones de organismos como el Ministerio de Salud en demasiados sanatorios. «Esta crisis no justifica las separaciones e intervenciones innecesarias, eso no es lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud o la evidencia científica disponible a día de hoy, sino todo lo contrario».

Uno de los aspectos que cambiaron en la rutina del control prenatal es que los médicos acotaron al mínimo las consultas presenciales. Las que no necesitan un examen físico tienen consultas telefónicas, por Whatsapp o videollamadas. Y las que son indispensables, se desarrollan en el menor tiempo posible.

Guillermo Ramalho, gineco-obstetra del Hospital Bautista, recomienda que se establezca una conexión de confianza con la paciente para contener a las madres. «A mí particularmente me preocupa el hecho de ir a cesáreas innecesarias por miedo. Me preocupa porque la gente no dimensiona lo importante que es la salud mental materna y cómo eso influye en la salud mental del niño por nacer», dice.

Según la OMS, no existen pruebas de que las mujeres embarazadas corren mayor riesgo de enfermedad grave que la población en general. Una mamá con covid positivo o con sospecha de covid tiene derecho a recibir atención de alta calidad antes, durante y después del parto.

La cesárea no es una indicación para las embarazadas con riesgo de covid. El consejo de la OMS es que las cesáreas se lleven a cabo únicamente cuando estén médicamente justificadas y que el tipo de parto debe definirse respetando las preferencias de cada mujer y las indicaciones obstétricas.

En Paraguay, todavía no hay directrices del Ministerio de Salud respecto a los partos en la pandemia.