Futuros

Infona no investigó incendios y deforestación en estancia de Zavala

El ente público incurrió en una cadena de omisiones a la hora de averiguar el origen de incendios forestales y su impacto ambiental en una estancia ganadera del senador de Patria Querida.

Reportaje Maximiliano Manzoni · Edición Romina Cáceres & Jazmín Acuña · Ilustración Lorena Barrios, Naoko Okamoto & Jazmín Troche ·

En noviembre de 2020, más de 10.000 focos de calor encendían el mapa del Chaco paraguayo. El Departamento de Protección Forestal (DPF) del Instituto Forestal Nacional (INFONA) empezó a emitir informes técnicos internos de las propiedades donde habían identificado incendios y que contaban con planes de uso de la tierra y catastro forestal, necesarios para ganadería o agricultura. 

En total, el DPF remitió a Asesoría Jurídica del INFONA 55 informes documentando las propiedades con nombres, padrones, cantidad de focos de calor y si habían afectado las reservas boscosas. A través de pedidos de información pública, El Surtidor accedió a todos los documentos, que empieza a publicar hoy.

Una de las propiedades citadas en los informes corresponde a la empresa Sucesores de César Zavala S.A en Presidente Hayes, una estancia ganadera donde se identificaron entre el 1 y el 3 de octubre de 2020 al menos 30 focos de calor, de los cuales 2 afectaron a la reserva forestal, 8 a la protección del cauce hídrico que cruza el terreno y 20 a las franjas de separación entre parcelas.

Uno de los accionistas y ex director de la empresa Sucesores de César Zavala S.A. es el senador de Patria Querida, Fidel Zavala, según consta en la declaración jurada que presentó a la Contraloría en 2018

Declaración Jurada del senador Fidel Zavala en 2018.
Fue director de la empresa desde 1991, hasta que debió renunciar para asumir su banca.

Fragmento del informe técnico documentando los focos de calor en propiedad de Zavala.

Varios documentos adicionales – también accedidos mediante pedidos de información pública –  demuestran que pese a la existencia de los informes, los sumarios para investigar los incendios forestales por parte del INFONA fueron innominados, es decir, dirigidos a nadie en particular. El INFONA no avanzó en investigación alguna sobre el origen de los incendios en las tierras de Zavala, si fueron provocados allí o provinieron de una estancia aledaña. En 2020, Bomberos Voluntarios calculaban que el 90% de los incendios forestales son provocados y en el caso del Chaco, la gran mayoría están relacionados a la limpieza de pasturas o la habilitación de bosques para la ganadería.

A diferencia de 53 de los 55 propietarios identificados en los informes técnicos, Zavala no fue siquiera molestado con una notificación para que diera explicaciones de los incendios. El senador tampoco se acercó a la institución a dar su versión. La otra propiedad en igual situación es la Agroganadera Doña Emilia, también vinculada a un político, el diputado liberal Pastor Vera Bejarano. 

INFONA tampoco dio seguimiento a la obligación de recomponer los ecosistemas afectados por los fuegos. Análisis satelitales de la propiedad Sucesores de César Zavala con Global Forest Watch demuestran la persistencia del impacto de las quemas en la reserva y alertas de deforestación posterior a los incendios en terrenos entre cauces hídricos y parcelas de ganadería.

Sin respuestas a impacto de incendios y deforestación posterior

Luego de acceder al informe técnico de INFONA, El Surtidor investigó la ubicación y el uso de las tierras para ganadería por parte de Sucesores de César Zavala S.A. a través del Relatorio de Impacto Ambiental de la propiedad y Catastro. Tras un análisis con sistemas de información geográfica y Global Forest Watch (ver metodología completa aquí) confirmamos los detalles del informe técnico, con alertas satelitales de focos de calor que incluso se extendieron hasta un mes después de las fechas documentadas en el documento oficial, llegando a un total de 48 alertas de incendios con alto nivel de confianza.

Focos de calor en propiedad Sucesores de César Zavala entre septiembre y diciembre de 2020 – Tomas satelitales de octubre de 2020 – El Surtidor / Global Forest Watch

Un análisis de las áreas quemadas con Global Forest Watch muestra que para diciembre de 2020, casi todas las parcelas para pastura, gran parte de la reserva forestal y varios tramos de la protección a cauces hídricos habían sido afectadas.

En gris, todas las zonas identificadas como quemadas por Global Forest Watch entre septiembre y diciembre de 2020. Puede notarse la afectación de la reserva forestal en la esquina inferior izquierda. Tomas satelitales de octubre de 2020 – El Surtidor / Global Forest Watch

Lo más preocupante, sin embargo, es que luego de los incendios, Global Forest Watch identificó en la zona varias alertas de deforestación, sobre todo alrededor de las márgenes del cauce hídrico que separa a las parcelas en la esquina superior derecha. En total, hubo 4338 alertas de deforestación posteriores a los incendios forestales.

Alertas de deforestación noviembre 2020 a enero 2021. Puede notarse como se ubican, principalmente, en el área de protección del cauce hídrico en la esquina superior derecha, donde antes se registraron incendios
Tomas satelitales de octubre de 2020 – El Surtidor / Global Forest Watch

Y que a imágenes de julio de 2021, todavía persiste el impacto de las quemas tanto en la protección del cauce, y de manera más acuciante, en la reserva forestal.

Sobre todo esto debió haber intervenido INFONA luego de la elaboración del informe técnico en noviembre de 2020. Debió haber enviado una nota a Zavala para que dé explicaciones por los incendios. Debió haber exigido y controlado un plan para recuperar los ecosistemas afectados. Y en caso de falta de respuesta pudo, como en otros casos, coordinar con el Ministerio del Ambiente y el Ministerio Público una intervención en el lugar.

Nada de lo anterior sucedió. Una larga cadena de omisiones de la institución en el caso Zavala deja numerosas interrogantes.

Donde hubo incendios, preguntas quedan

Luego de una publicación de El Surtidor en abril de este año acerca de la inexistencia de responsables identificados en los sumarios sobre incendios forestales de 2020, la directora de la Dirección de Transparencia del INFONA, Mónica Gubetich, había acusado al medio de «dar la noticia a medias», ya que los informes demostraban que «había 56 investigaciones iniciadas» (sic).

Pero otros cuatro pedidos de información pública posteriores la contradicen. Tras un nuevo pedido de información pública en junio de 2021 con el fin de averiguar si propietarios identificados en los informes técnicos habían sido investigados por las quemas, el Departamento de Asuntos Administrativos respondió con un memorándum que se enviaron 52 notas a propietarios de los inmuebles identificados, «intimándolos a que presenten en un plazo de 72 horas» para confirmar que eran dueños de las tierras. De ser así, cada uno debía «tomar acciones tendientes a la restauración del área total afectada, no pudiendo destinar a otros usos». En específico, debían presentar ante el INFONA «un plan elaborado por un profesional especializado en la materia» que contenga «las medidas correctoras o de mitigación de la cobertura forestal afectada». 

Las 52 misivas se enviaron en enero. Para el 28 de junio de 2021 – fecha del memorándum – solo 6 propietarios respondieron. Antes, otros 2 propietarios se habían presentado voluntariamente ante el INFONA para comunicar los incendios y solicitar la intervención de funcionarios al respecto.

Zavala no estaba en la lista de propietarios notificados.Y un nuevo pedido de información pública en julio de 2021 demostró que tampoco se acercó al INFONA a avisar de los incendios en su estancia. Su ausencia llama la atención. La única otra propiedad incluida en los informes técnicos de noviembre que no fue notificada es la Ganadera Doña Julia, también relacionada a un político, el diputado liberal Pastor Bejarano.
La situación de Zavala despierta más dudas tras otro pedido de información pública específico sobre su caso en julio de 2021, el cual demostró que existía una nota dirigida a él fechada en 2021, pero que nunca fue entregada.

Documento enviado por Asesoría Jurídica del INFONA a la Oficina Regional de Presidente Hayes luego de que consultáramos acerca de la ausencia de Zavala en la lista de propietarios notificados, casi un año después de la identificación de incendios forestales en su estancia. 
De las siglas «NOTA DAJ/DAA No. 057/2021» se entiende que tal documento de notificación se creó, pero la oficina regional nunca se hizo cargo de entregarlo.

Según el INFONA, la entrega de las notas a propietarios está mediada por las diferentes Oficinas Regionales. Intentamos contactarnos en numerosas ocasiones con la oficina regional de Presidente Hayes, a cargo del Ing. Guillermo Santacruz, pero no atendieron el teléfono.

En ningún caso, ni en los propietarios notificados ni con Zavala, se consideró investigar la responsabilidad y origen de los incendios forestales. En una entrevista en mayo de 2021, el abogado Waldir Da Silva del INFONA dijo que para la institución era imposible saber si los fuegos en un sitio estaban siendo provocados por los propios dueños con el fin de habilitar o limpiar pasturas para ganadería. «Es su palabra contra la nuestra», dijo. Pero en el pasado el Estado sí intervino otras propiedades donde se presumió que los fuegos eran para poner vacas. 

La abogada Margit Gehre, especialista en legislación ambiental, argumenta que «el INFONA tiene la potestad, como organismo de aplicación de la Ley Forestal, de intervenir de oficio si tiene indicios de que una quema es provocada». En opinión de Ezequiel Santagada, abogado y director del Instituto de Derecho y Economía Ambiental (IDEA), no existe algo como una «quema legal» en Paraguay. «La Red Paraguaya de Prevención, Monitoreo y Control de Incendios – pendiente de creación una década después de la entrada en vigencia de la ley 4014 que la establece  – debe intervenir en el procedimiento de expedición de la autorización para realizar la quema prescripta. Esa red no fue creada; ergo, no hay forma (legal) de hacer «quema prescripta»», dice Santagada.

Gehre acota que mientras las responsabilidades penales de un incendio forestal como posible delito ambiental corren por cuenta del Ministerio Público – las denuncias del Ministerio del Ambiente al Ministerio Público por incendios en 2020 también fueron innominadas – , el Instituto Forestal Nacional sí puede elaborar sumarios administrativos, y aunque no puedan dirimir responsables, deben llamar a propietarios a que hagan su descargo, lo que no sucedió con Zavala. «Pese a tener atribuciones, lo que vemos es que no existe una tradición de perseguir los casos de incendios forestales del mismo modo que se ha hecho en los últimos años con la deforestación» dice la abogada. «No hay un actuar del Estado con el tema de los incendios»

Lo más problemático del caso, para Gehre, es que más allá de establecer responsabilidades sobre el origen de los fuegos, el INFONA y el Ministerio del Ambiente tienen la obligación de ejercer una justicia ambiental reparativa, la de resguardar y recuperar los ecosistemas afectados por el fuego, establecer y obligar a propietarios a cumplir un plan de recuperación de los bosques y franjas de protección afectados, algo también inexistente en el caso de Zavala, con el agravante de haberse identificado deforestación posterior. Guillermo Achucarro, investigador especializado en crisis climática de BASE – IS explicaba a El Surtidor en abril de 2021 que «no sirve tanto saber cuántas hectáreas se pierden por deforestación o incendios forestales si no sabemos el estado de los bosques remanentes».

Un pedido de información pública adicional sobre las medidas tomadas con otros propietarios en situación similar a la de Zavala confirma la obligación del INFONA de controlar regeneración de ecosistemas afectados por incendios.

En resumen. INFONA supo desde noviembre de 2020 que hubo incendios en una propiedad a nombre de una empresa cuyo accionista es un senador nacional. Pero nunca abrió un sumario administrativo, tampoco intimó a Sucesores de César Zavala S.A a dar explicaciones por los fuegos ni mucho menos se preocupó por proteger los ecosistemas afectados por los incendios.

En el caso de la estancia ganadera de Zavala, es imposible saber si los fuegos fueron provocados para limpiar pasturas o el estado actual de la reserva forestal debido al fracaso del INFONA en cumplir en cada paso del proceso administrativo contemplado para cuidar el ambiente.

Antes de la publicación del reportaje, hemos contactado con el senador Fidel Zavala con el fin de que comentara sobre los hallazgos y diera su versión, sin respuesta hasta el momento. Actualizaremos en caso de ser necesario.

(Actualización 12/08/2021 – 3.00 pm)

El senador Fidel Zavala respondió a nuestras consultas luego de la publicación del reportaje, aduciendo que «el incendio fue provocado en establecimientos al norte de nuestra propiedad» y que habían denunciado los fuegos ante la Fiscalía. Aunque prometió compartirnos el documento que corroboraba la denuncia, hasta el momento no lo ha hecho. Tampoco dio respuesta a las consultas acerca de la falta de comunicación con el INFONA sobre los incendios y la obligación de presentar un plan de recuperación de los ecosistemas afectados.

A agosto de 2021, nuevas alertas de incendios forestales son detectadas en la propiedad.

Futuros

Más coberturas sobre los culpables de la crisis climática

Los incendios que no se investigan

Medio año después de los peores incendios forestales en la historia de Paraguay, Infona admite que no identificó a un solo responsable de las quemas.

Ganaderos invaden y deforestan tierras indígenas en el Chaco

El Infona identificó la deforestación ilegal de 3.307 hectáreas. Informe estatal confirma que tierras pertenecen al Pueblo Guaraní Ñandéva. El Mades blanqueó la invasión con licencias ambientales.

Grand Theft Chaco: las empresas que deforestan tierras Ayoreo para tapizar autos europeos

Investigación de Earthsight implica a varias empresas, como Chortitzer, Cencoprod y Frigorífico Concepción en deforestación de tierras Ayoreo para tapizar autos de lujo europeos.