Cien países lucharon por liberar patentes de vacunas. Paraguay no estuvo entre ellos.

Sara Campos